17 de febrero de 2008

Madera Noruega

Para hacer una larga historia un tanto más corta, se necesita tener un cierto conocimiento al respecto de la misma, alguna vocación narrativa y la firme convicción que todos se aburren a menos que sientan que le están hablando sobre ellos mismos.

No estoy muy seguro de poder cumplir con nada de esto, pero tengo un posgrado en océanos e inundaciones, lo cual no es muy útil para construir edificios, pero viene bastante a mano cuando se trata de llegar de un punto al otro.

Por cada mano que se une hay dos que se vuelven peligrosas, pero a diferencia de Van Gogh, mi navaja esta guardada bajo siete llaves, las cuales trato de perder lo más frecuentemente posible. Aunque la tristeza no es eterna, tampoco es bueno dejarle muchas chances.

Vivimos, aprendemos, volvemos a cometer los mismos errores. Hay cicatrices para probarlo y una humanidad entera para seguir agregando. No hay fósforos que alcancen para cambiar las memorias, ni suficientes hielos para atontarlas, pero seguimos intentando.

No es que seamos idiotas, simplemente obstinados.

Y así es que el mundo sigue girando.

6 comentarios:

*AntagoniSta* dijo...

Dejar un comentario de golpe y porrazo sin escarbar un poco la mugre que guardamos en archivos me parece absurdo.

Por ende:
-Ya tengo material de lectura para unas cuantas noches (y evitaste que siga sufriendo por ese libro que aun no llego a comprar)
- Le metiste un boleo a mi nostalgia de solo ver la imagen de Richey James. (Y con eso compré terreno en este recoveco)
- Has escrito cosas casi-brillantes en agudeza, observación e ingenio... claro que su relación es 1/10. Te ganaste mi admiración, lo mío viene en relación 0/10.

Bueno, me seguirás cruzando por acá, para gusto o disgusto. (Después de todo, solo soy literal, no te pararía en la calle para decirte que bien escribís y alimentar esa paranoia que luego te haga cerrar el blog :P)

InfameMary dijo...

vaya, de lo que me estaba perdiendo!

Natiii dijo...

Mmmm ¡pero qué profundo! jajaja Mi blog al lado de este es cualquier cosa jajaja. Che... ¡¡¡me hiciste dar ganas de escuchar The Beatles!!!

¡Gracias x pasar! ¡Besos! Voy a tar pasándome...

Victoria dijo...

Por ahí el posgrado en inundaciones te sirve para construir el edificio a prueba de ellas. Creo que ningún conocimiento es en vano.
Seguí escondiendo la navaja de vos mismo, aunque mejor sería tirarla para siempre a la basura, y ya que estas también ese sentimiento de autodestrucción. Es fácil decirlo.
Y las cicatrices son buenas, lástima que nos olvidamos de ellas y volvemos a cortarnos cién veces en el mismo lugar hasta que la herida no cierra. Claro, obstinado Polixa, por ahí queremos demostrar que esta vez no nos va a cortar. Yo creo que somos idiotas.

ChAcHu dijo...

maldita obstinación que nos hace intentar una y mil veces, creyendo que alguna vez vamos a lograrlo...
hermosa obstinación... que gracias a ella... de tanto intentarlo algún día lo logramos...

hermosa tu imagen nueva...

besos!

-sunshine dijo...

Excelente como siempre Juani, sos un genio escribiendo!