22 de enero de 2008

La única mentira digna de contar

Hubo una época en que era mejor escribiendo, era cuestión de sentarme en el teclado y las manos se movían solas, punzantes como agujas y precisas como relojito suizo. Solía ser un muy buen observador hasta que me di cuenta que en realidad solo veía partes de lo que debía ver.

La moraleja de la historia es que la vida hace lo que quiere con nosotros y simplemente somos el ciruja que va colgado del último vagón, esperando que frene en alguna estación para mandarnos más al medio y garronear una moneda. No es lo más justo, no es lo que a uno le gustaría que fuera, pero es como es.

En fin, debería haberme robado ese libro en la calle Sucre... hubiera sido una buena anécdota.

5 comentarios:

Lady Edwards dijo...

Richey fue, es y será una obsesión. En mi caso desde el 2000, cuando mi cyber-friend de Grecia me mandó un compilado de MSP como para que conociera... Tengo diezmil millones de cosas, todas las fotos que anden en la net, las tengo... Tenés que conseguir la edición 10th anniversary de The Holy Bible, cd doble + dvd con entrevistas a Richey...
Estuve escuchando tu banda, y el primer tema que sale en el myspace (no recuerdo el nombre, sorry) tiene mucho de Motorcycle Emptiness. Me gustó mucho. Si algún día hacen fecha en LP, de cabeza que voy!

Saludos!!!

L.

Lucy77 dijo...

Veo que estás con aires de chorro
por las dudas me cuido de vos...

Wilfredo Rosas dijo...

O tal vez una mejor anécdota sería robar el libro, para descubrir que entre las páginas 47 y 48 tiene un mapa. Seguir las instrucciones del mismo para encontrar a dos metros bajo Callao y Corrientes a un maletín lleno de oro.

Javi! dijo...

buen blog, siempre disfruto de las palabras crudas y sin pomposidades pedorras.
A la pinchila se le dice pinchila!!
Saludos.-

Flauer dijo...

Contate otra mentira, pero más seguido, porque no contás muchas y algunos entramos a ver si ésto se va actualizando.
Seguís siendo bueno escribiendo, dale.