27 de septiembre de 2008

34 segundos

34 segundos es la marca de tiempo justa para observar alguna escena urbana, de propiedad ajena, sin quedar por entrometido. Agregarle algunos más ya sería voyeurismo y aunque eso no revierte mayores connotaciones para el espectador casual, que sabe permitirse un pequeño desliz cada tanto, puede ser bastante complicado cuando lo transgrede alguno de los nefastos de siempre.

Claro esta, precisamente para resguardar la privacidad de nuestro objeto de observación, y hacerle la vida más complicada a los mirones malintencionados, la gracia esta en llevarse lo justo y necesario: una cara, una expresión y nada más que eso.

Tan solo una postal puede encender la imaginación con la chispa suficiente para hacer melodías con palabras. Es solo cuestión de abrir los ojos y dejar que las circunstancias nos inspiren. Créanme, motivos andan sobrando y el mundo no se esta quedando para nada quieto.

3 comentarios:

manzanapodrida dijo...

volviste a este blog jeje pero no abandones el otro eh
un beso

lahijadelsilencio dijo...

Totalmente de acuerdo " dejar que las ciercunstancias nos inspiren" .
Hay que sentir y dejarse llevar y volar .
Me alegro que las musas golpearon a tu puerta :)

mariannn dijo...

quiero q las circustancias me inspiren...pero no lo logro!..y tengo q escribir un guion y estoy al horno malll!!jajaj

vos juanucho segui asi.. con la chispa suficiente para hacer melodías con palabras...

un abrazo asi de grande!